domingo, 21 de mayo de 2017

COMO CAMBIAR EL ASPECTO DE UNAS PUERTAS GALVANIZADAS.



En este post de hoy, os traigo un trabajo que espero pueda servir de inspiración a mucha gente.
 La dueña de la casa, estaba estaba harta de bajar al sótano y ver en el descansillo,sus puertas galvanizadas, algo tan frío e impersonal, que  no le hacía sentir cómoda en su casa.
Por lo que me pidió consejo, y siguiendo mis consejos logró dar un cambio radical a sus puertas.
Con un presupuesto no muy alto, Alrededor de unos 200 euros, todos los materiales que si pensamos se forraron 5 puertas, no es mucho.


Muestra de como son las puertas galvanizadas.  Os podéis situar, como quedan todas puestas en el descansillo, era frío e impersonal.  Dos de las puertas dan a la caldera y al depósito de la misma, otra a la bodega y la otra sale al garaje.



Tengo que decir, que no me dio tiempo hacer una foto, con las puertas galvanizadas puestas para que se vieran como quedaban en este descansillo.
La dueña tenía tantas ganas de cambiarlas que no esperó a la foto.


Una vez todas las puertas desmontadas,(se trabajan mucho mejor).
Lo primero que se hizo es fregarlas con estropajo y desengrasante, para quitar cualquier resto de suciedad y una vez secas el pegamento tendrá mayor adherencia.


Nadie me patrocina este post, pero yo os cuento que este pegamento que se ve en la foto es el que use, con un excelente resultado.


El cartucho de pegamento se situa en la pistola, y al ir apretando su gatillo el pegamento va saliendo.


Al carpintero se le encargaron unas planchas de marquetería, de 5 mm de espesor y con veta de pino. 
Con esto logramos que la puerta no cargue con mucho peso, y de primeras ya tiene mejor pinta.
Como estas planchas tienen unas dimensiones estandar, alguna puerta hubo que aprovechar los trozos casándo su veta y no desperdiciando nada de material.
Como vimos en la foto anterior dimos el pegamento y seguido colocamos la plancha.




Al carpintero se le encargaron unas tablas de madera, que tienen 9cm de ancho por 2cm de espesor.
El marido de la dueña, que tiene mucho dominio con la amoladora, le colocó a esta el disco de lija y comenzó a desgastar los bordes de todas las tablas, de forma irregular, dando así un aspecto mucho más rustico.



Como vemos en la foto las maderas se colocan encima de la chapa de marquetería, poniendo también un poco de pegamento.
Se distribuyen de forma equidistante y que en todas las puertas guarden las mismas distancias.


Las puertas que dan a la caldera se las hace un recuadro para posteriormente poner un respiradero.


Para fijar las tablillas, se les da un taladro un milímetro inferior al del tornillo que después le pondremos. Con eso evitamos que la madera se los revienten al meter los tornillos.


Una vez hecho el agujero, se le mete un tornillo que tiene la punta de broca, también se les llama rosca chapa, ya que taladran la chapa.
 Así las lamas de madera quedan fijadas fuertemente pues se roscan en la chapa galvanizada de la puerta.


Como estéticamente no quedaría muy bien así el tornillo,


Se les pone una tachuela, a la que previamente se le corta la punta y con una gota del pegamento que se está utilizando, se le pega encima del tornillo



Así de rematada va quedando la puerta al poner todas las tachuelas.


Como acabado a las puertas se les da el lasur que se ve en la foto, color nogal.
Es con base al aceite por lo que la madera debe de estar bien lijada y sin machas de pegamento ni nada que la impermeabilicen pues no cogería el lasur y quedarían manchas inoportunas.
El lasur se da poca cantidad y peinando la brocha para que penetre en la madera. Se va observando como queda sin brillos y como va penetrando en la madera.


Así va en proceso.


Una vez la puerta tiene el acabado dado.
Ese cuadro que queda en fotos posteriores explico como se hizo el respiradero.


Otra puerta terminada que no tiene respirado.


Para hacer el embellecedor de los respiraderos, se utiliza el junquillo que está al lado de la foto como vemos, este junquillo tiene un rebaje en el que sorportará las tablilla entre cruzadas, que hace con los sobrantes de la marquetería con que se forra las puertas.
Con este junquillo se hace un rectánculo cortando los ingletes.


En esta foto vemos la parte interior del respiradero, se observa como se sobrepone los recortes de tiras de la madera de marquetería, con que se forran las puertas, a modo de celosía.
 Todo se pega con cola de carpintero, pero antes se le da el lasur, para que no salgan las manchas, que antes comenté.
Al lado esta el junquillo  con el que se hace el marco o bastidor, para la celosía. Esta por la cara vista dicho junquillo.



En esta puerta que da al exterior del garaje, se le hacen acoples para aprovechar el  material, casando la veta de la madera. Como os expliqué anteriormente.


Para los precercos de las puertas, que lógicamente son galvanizados, se le aplica una imprimación para metales, para después dar este producto que se ve en la foto.
La verdad es difícil de dar, no tenía la dueña un veteador que es lo que se debe utilizar para que simule la veta de la madera. (supuestamente)
Pero por lo menos quedan los precercos integrados, al  lograr un color similar a las puertas.

Los picaportes se compraron en una ferretería, son de forja y se acoplaron a las puertas.
El contorno de las puertas se la pusieron unas jambas, cortadas a ingletes y pegadas con el pegamento anterior.
Tengo que decir que las fotos no son buenas y no hacen mucha justicia a lo bonito, cálido y acogedor que quedó este descansillo del sótano.





Detalle de como quedó el marco celosía que se hizo de respiradero, para el cuarto de calderas.
Este marco se clavó a la puerta con clavillo de grapadora.





Esta es la puerta que da al exterior del garaje, que se aprovecharon todos los retales que quedaban.
Aun la falta algún rematillo.
Pero de verdad que ahora las puertas dan el pego, y parecen puertas buenas. Hasta el sonido al cerrarlas es un sonido robusto.


Espero que os guste la entrada de hoy. Agradezco vuestros comentarios y críticas constructivas. Muchas gracias por vuestra visita.

martes, 18 de abril de 2017

COMO HACER UNA MECEDORA CON PALET

Hoy traigo un post, muy especial ya que con una materia prima tan económica, como es la madera de los palet, podemos crear algo hermoso.
Tengo que decir que este trabajo, lo construí para alguien a quien quiero mucho, que siempre deseó tener una mecedora para poder contemplar el fuego de su chimenea. Esta persona no se espera este regalo, desearía le gustara. Y el mensaje que le dedico en la parte inferior sale de mi corazón, esperando siempre lo tenga en cuenta.


 Éste es uno de los palet, siempre que consigo palet los desmonto y clasifico las tablas por tamaños y grosores, pudiendo así utilizar lo que me es necesario.


A veces los desmonto y a veces los corto, utilizando lo que necesito.

Como la madera es muy basta y está sin trabajar, con la amoladora y el disco de lijar voy, dejando la madera lista, para después lijarla con la lijadora.
Las tablas que se ven en esta foto con un ancho mas grueso las utilizo para hacer el cuadrado del asiento de la mecedora. Las otras tablas que se ven mas finas en su ancho, son tablas que corto por la mitad quedando un ancho de 4.5 cm que serán las patas, que suben hasta apoyar los brazos de la mecedora. Todas las tablas tienen un grosor de 3cm.


En esta foto tengo casi todas las piezas de la mecedora, ahora sin planos ni nada, simplente con la idea de mi cabeza, comienzo a diseñar y montar la mecedora.
No se os olvide que las tablas que se ven con un ancho más fino, son tablas cortadas por la mitad  con la sierra de calar.


Maderas que conformarán el cuadro del asiento de la mecedora. Pues comienzo haciendo el cuadrado este. En planos que dibujo posteriormente en el blog os pueden dar idea de como va, por si os ayuda a construiros una.


Piezas cortadas de las tablas del palet, con una plantilla de papel, trazo la curva para que la mecedora se pueda mecer. Y siempre lo corto con la sierra de calar.


Para conseguir mayor adherencia con la cola de carpintero siempre araño la madera con un cuter, en las zonas que van pegadas.


Para reforzar la base del cuadro del asiento utilizo las esquinas de las cajas de las fresas, y así reciclamos. Estas esquinas las pego y las clavo.


Éste es el cuadrado del asiento de la mecedora, ya reforzado con sus esquinas de las cajas de la fruta. Utilizo cola de carpintero, pero también atornillo las esquinas.



Comienzo poniendo tablas equidistantes, para hacer el asiento sobre la base de este cuadro.


Siento decir que el teléfono se me estropeó  y perdí las fotos del proceso. 
En esta foto la mecedora está sobre puesta, simplemente presentando las piezas, aun sin atornillar fijadas con gatos.


En esta foto quiero mostrar  la distancia a la que atornillo  la base del asiento. 
Que muchas fotos se me perdieran, creo que no es importante ya que documento, con muchas fotos de distintas perspectivas de la mecedora,  para que os pueda ayudar a construiros una.



Tengo que decir que yo no soy carpintera y  los planos no son muy técnicos. Pero espero que os puedan ayudar.
 Donde pone parte del respaldo es la parte de atrás donde apoyamos la espalda, para situaros en la foto.

Para sujetar estas piezas de la foto utilizo un tornillo de 10mm, con su tuerca. Previamente doy un taladro con una broca de madera de diez.


En esta foto se aprecia un error corregido, el taladro lo dí donde no correspondía, entonces a grandes males grandes remedios, di cola de carpíntero y  metí un tasillo de madera del mismo grosor.


En esta foto se ven los listones que cruzan para dar solidez a la estructura de la mecedora. Los atornillo desde fuera con un tornillo del largo suficiente para que pille todas las maderas.


El listón delantero es un poco más largo que el trasero, pero yo como la voy construyendo sobre la marcha, no lo sabía, así que hago un añadido de madera, como se ve en la foto.  Además pongo unos ángulos (conseguidos de las esquinas de las cajas de fresas).  Esa grieta luego la emplasteceré y no se notará. Cosas de ser una inexperta, que se aprenden con error y acierto.


En esta foto se ve el tornillo con el que sujeto estos listones.

Esta foto representa el largo y el refuerzo de los listones. Espero ser de ayuda.


Vista del frente de la mecedora.

Vista de un lateral del asiento de la mecedora.

Foto tomada desde arriba viendo el asiento de la mecedora.


Vista de la parte del respaldo.

Vista lateral de la base del asiento con el respaldo.


Vista de la mecedora, estando esta tumbada y se ve por la parte de abajo como uno el respaldo. Pongo clavos y atornillo.

Las patas van atornillada desde dentro con dos tornillos. Esta foto se ve la parte inferior del asiento  y los dos tornillos que unen con las pata. Tengo la mecedora tumbada para poder ver esta foto.


Así la mecedora  tumbada. Espero os este siendo de ayuda.


En esta foto hago un plano muy rudimentario, ya que vuelvo a decir no soy más que una simple aficionada, en la que muestro las medidas del cuadro del asiento y de las tablas que van encima de éste.


En esta foto se ve el detalle de como uno el respaldo con tornillos. La madera a la que atornillo el respaldo la corto un poco con inclinación, para que el respaldo quede inclinado.


Foto de la unión del respaldo. La tabla de detrás da fuerza y une el respaldo por el frente con los tornillos y por la parte inferior con clavos.

Como se ven mucho los tornillos que unen el respaldo y no me gusta, os muestro una madera en ángulo que utilizo para taparlos.
Vemos como esta madera en ángulo sirve como remate para ocultar los tornillos.



Así va quedando.

Foto al detalle de la parte trasera del respaldo. Como dije antes la tabla inferior del respaldo apoya sobre la mecedora y desde abajo va clavada.


Foto de la parte trasera, donde se ve como hago un cajeado en los brazos de la mecedora y atornillo el listón, dando así robustez a la estructura del respaldo, pues queda totalmente hecho un bloque.


Foto vista desde detrás del respaldo.


Otra foto donde se aprecia como el brazo se une con el respaldo mediante un cajeado y se une con el listón trasero.




Foto tomada desde arriba del brazo de la mecedora.


En esta foto se ven los brazos de la mecedora.  Como quedaban muy largos los corto. Pongo los trozos cortados a modo de refuerzo, que pego con cola de carpintero.


Foto del plano rudimentario del respaldo.


Foto detalle del respaldo donde calco un dibujo decorativo.


Con el pirograbador los quemo todo el contorno.


Así va quedando quemado.


Con el pirograbador tumbado voy quemando el interior del dibujo, haciendo así un sombreado.

 Así quedan las siluetas sombreadas.


 Al teñir la mecedora con nogalina no se distingue el sombreado del interior de las siluetas pirograbadas, por lo que las pinto con acrílico de color blanco.


Este es el barniz que utilizo, para encima de la nogalina, es un barniz acrílico que utilizo en muchos de mis trabajos. Para finalizar el acabado, encima de este barniz le doy una mano de cera incolora.


Detalle de como quedan acabados los grabados.


En esta foto vemos como los grabados no destacan, es por ello que los pinté.


Si tumbo la mecedora, en la base del asiento hago una dedicatoria. La persona a la que va dedicado, quiero que siempre lo tenga en cuenta y que la quiero muuucho.


Detalle del brazo, parece mentira que unas simples tablas de palet, tengan tan bonita veta. El tacto de la madera es muy suave.





Ësta soy yo descansando después de mucho trabajo, pensando: ¿Le gustará la mecedora a su dueña?.

Espero  que os guste y os sirva de inspiración. Agradezco vuestros comentarios y críticas constructivas. Gracias por vuestro tiempo.